El buen arte

Hemos pasado por ver nuestros vinos en todas partes del globo, producido más de un millón de botellas por año, ganado numerosos concursos, abierto sucursales en Miami… pero cuanto más “grandes” nos hacíamos, más opiniones de mercado había que tener en cuenta, menos atención le podíamos dedicar y menos podíamos hacer lo que nos gustaba a nosotros, por lo que más perdíamos el control sobre nuestro propio producto…

Así que, dando un giro de vuelta a nuestro enfoque, dimos prioridad a la calidad por encima de la cantidad, especializándonos en desarrollar unas elaboraciones extremadamente cuidadosas, donde poner nuestro cariño y dejar nuestra huella en cada paso del proceso… el elaborar unos vinos de la mejor calidad que nos podíamos permitir.

Y es que las modas cambian, pero el hacer un buen vino es atemporal. Es creencia popular, que lo que hace bueno a un vino es lo famoso que es, lo mucho que se vende o el precio que tenga. Pero, en nuestra humilde opinión, lo que hace verdaderamente bueno un vino, es que nos transmita, que nos cuente una historia, que nos emocione… todo ello sin palabras, como un cuadro, como una canción, como el buen arte.

Pasión

No todo el mundo lo entiende de la misma manera, cosa que respetamos y validamos, pero este criterio que durante 100 años de experiencia hemos desarrollado, es el que nos ha demostrado la clave del éxito…

Es el mantenernos fieles a nuestras raíces, hacerlo todo de corazón, con verdadero cariño y respeto por el arte y nuestro entorno, lo que nos ha mantenido siempre la ilusión a flote, donde buscamos siempre la expresión de nuestra individualidad y personalidad.

Sabemos que es arriesgado pero confiamos en que la gente aprecie esta manera de trabajar, ya que es la que mantiene viva la llama de la grandísima pasión que tenemos por este arte.

La cuarta generación

100 años a nuestras espaldas, historias y anécdotas.

Nuestra historia

Allá por 1921, cuando nuestro bisabuelo fundó Bodega Torres Filoso, comenzó toda una generación de enólogos apasionados por el buen vino, el buen arte. Vinos blancos y vinos tintos ecológicos y sofisticados. Hoy en día, seguimos apostando por la tradición y la innovación.

Filosofía

En Bodega Torres Filoso, nos aseguramos tanto del disfrute de la experiencia sensorial propia como de la familia y amigos con quien compartir nuestros vinos, todo ello a través del consumo responsable. Nuestra filosofía aúna tradición, familia y buen hacer, de todo ello, nacen los vinos que nos caracterizan, vinos de la mejor calidad.

Visión

Con 100 años a nuestras espaldas no podemos evitar sentir cierto orgullo, porque siguiendo nuestro corazón, nos hemos mantenido siempre fieles a nuestras raíces y a nuestro buen hacer. Por este motivo, disfrutamos de lo que más que una profesión, es un estilo de vida.

Maestría, respeto y pasión en todos nuestros maravillosos caldos.

BODEGA TORRES FILOSO

Nuestra historia

Location

Nace Bodega Torres Filoso

Nuestro bisabuelo funda Bodega Torres Filoso y hace sus primeras plantaciones y cosechas. Comienza un importante legado para nuestra familia.

1921

Location

Juan José

Nuestro vino más reconocido junto a Ad Pater. Nace revolucionando el mundo del vino en Villarrobledo y comarca. Célebre por ser un vino tinto ecológico lleno de sabory textura.

1980

Location

ÁRBOLES

Alrededor de este año, nace Árboles, vino blanco y tinto. Un orgullo para nosotros tener unos vinos tan reconocidos en el tiempo y por los buenos catadores de caldos.

1985

Location

Ad Pater

Nace nuestra obra maestra, nuestro vino premium. El más valorado en el mercado junto a nuestro Juan José. Un vino agradable y muy sofisticado.

1998

Location

Burbu

Este vino es el más reciente. Ha sido creado por la nueva y futura generación que está llena de optimismo y de ganas por seguir elaborando vinos ecológicos y de calidad, de manera tradicional y con ideas innovadoras.

2011

Debes tener 18 años para entrar en nuestra web